Decorar con fotografías es una forma de dotar de originalidad y de darle un toque personal a tu hogar. Existen varias maneras de hacerlo y muchos tipos de fotos a las que podemos recurrir. Normalmente simplemente enmarcamos la foto y la colocamos sobre la mesita de noche o el escritorio. Esta vez te proponemos ir un poco más allá. Continúa leyendo.

Recordemos ante todo, que la fotografía es un arte que permite guardar momentos para toda la vida. Decorar el hogar con fotos es una costumbre antiquísima, y por lo general se tratan de fotos personales y de seres queridos.

Sin embargo también podemos hablar de todo tipo de fotografías al momento de decorar tu hogar. Si lo que quieres es rodear tu hogar de arte, de momentos y personas especiales, o de paisajes naturales, urbanos, conceptos artísticos, rostros, y moda, entonces la fotografía es la mejor forma de hacerlo.

Decorar con fotografías en blanco y negro

Resultan de lo más elegantes y sobrias. Si te inclinas más bien hacia un tipo de decoración minimalista, nórdico, o retro, entonces la fotografía en blanco y negro irá bien con cualquiera de estos estilos.

Puedes enmarcarlas todas con un mismo tipo de marco, y al colocarlas sobre la pared, varía su ubicación según su tamaño, para intercalar entre imágenes más grandes junto con otras más pequeñas. Puedes elegir que tu imagen favorita sea la más grande y destacada y se encuentre rodeada por cuadros más pequeños.

Fotografía a color combinada con otros elementos

Si buscas un estilo decorativo más vivaz y llamativo, entonces procura elegir fotografías a color, y combinarlas con otros elementos. Por ejemplo, una pintura, un stencil, letras o frases. Procura elegir un sector de la pared donde colocar todos estos elementos juntos.

Una zona de paso puede ser una buena elección, o lo mismo la zona por encima del sofá, donde por lo general hacemos reuniones sociales y puede ser un buen espacio donde exhibir nuestras imágenes.

Colgar las fotos nunca falla

Esta es una micro tendencia que ha tenido un gran éxito sobre todo en los pisos y los cuartos juveniles o de estudiantes. Simplemente se logra colgando a la pared un hilo en donde se puedan colocar allí las fotos, sostenidas con pinzas que pueden ser de madera o de distintos colores.

Normalmente se tratan de fotos tipo Polaroid de pequeño formato y con una estética vintage. Pueden colgarse tanto horizontal como verticalmente, y si les añades unas luces navideñas ¡listo! Obtendrás un rincón dedicado a las imágenes que más te gustan, llamativo y muy hermoso.

Decorar con fotografías por encima de la cama también es una idea estupenda. Más allá del lugar que escojas y del tipo de imágenes que prefieras, decorar con fotografías siempre es buena idea.