Si tienes a la vista casa nueva, o si estás pensando en pintar tu casa, este artículo es para ti… Y es que, a la hora de pintar la casa, existen una serie de errores comunes a casi todos. Conócelos y acierta con la pintura de tu casa:

Los principales errores al pintar una casa y cómo evitarlos ideas-para-decorar, casas Blog Decoracion

Pintar el techo de color blanco

Todo un clásico. El blanco siempre es el color más recurrente a la hora de pintar una habitación. No es que esté mal, pero en ocasiones no es lo más acertado. Por ejemplo, si se trata de la pared más grande de la habitación, en estos casos sería mejor apostar por otros colores o, si no quieres arriesgar demasiado, un beige quizá.

También cuando decoramos una casa con techos altos. Si pintamos de blanco el techo estaremos consiguiendo estrechar más la habitación a nivel visual. Un color más oscuro te ayudará a lograr el efecto de bajarlo un poco.

Multicolor

Te gusta el color. Vale. Pero debes saber que todo en exceso es malo. Procura siempre reservar algunas zonas para colores neutros que permita crear un efecto de contraste, siempre alegre, pero si exagerar, en armonía.

Abusar de colores y estampados puede cansar nuestra vista, provocar que nos saturemos. Piensa primero en el efecto que quieres conseguir en cada estancia. Ya que con cada color o estampado lograrás un efecto y sensación… Y luego, plantea cómo vas a pintar para conseguir tu objetivo.

Si tienes dudas, apuesta por la regla del 60-30-10: un color dominante (60%), un color secundario  (30%) y un color final (10%).

Cada habitación de un color diferente

Pintar cada habitación de un color diferente provocará que no encontremos el equilibrio general, que no podamos sentirnos relajados. No olvides que cada color tiene un efecto sobre nuestras emociones. Si en cada habitación rompemos radicalmente ese efecto, será difícil sentirnos en armonía.

A la hora de plantear a decoración de tu casa, aún utilizando diferentes colores, busca una continuidad. La idea es conseguir que no parezca que cada estancia o habitación pertenece a una casa diferente; y eso lo conseguirás empleando elementos comunes.