Si ha llegado el momento de adquirir tu propia casa, entonces te enfrentas a una decisión difícil. Dentro de la amplia oferta de viviendas, podemos escoger una casa nueva pero por ende, más costosa, o reformar una casa antigua desde cero. Analicemos los pros y contras de cada opción.

Si afrontamos la decisión de adquirir una casa antigua que requiera de renovaciones, entonces estamos trabajando ante un papel en blanco. Imagínate la cantidad de posibilidades y de opciones que se presentan ante ti.

Esta opción vale definitivamente la pena si tienes ideas y deseos muy específicos y necesitas partir de cero para llevarlos a cabo. Para este tipo de pretensiones si trabajamos sobre una casa nueva entonces claro, nos encontraremos con limites ya marcados y con una estructura que ya nos impone algo desde donde partir.

Además de que el presupuesto en comparación con comprar una casa nueva también será muy diferente.

Claro está también que hay que tener en cuenta que reformar una casa antigua desde cero, lleva mucho tiempo y dedicación. Pero sí que vale la pena y produce placer el ver el antes y el después, y los resultados obtenidos en comparación a cómo estaba el sitio antes.

Ventajas y desventajas de reformar una casa antigua desde cero

Por otro lado como contraparte, es un factor a analizar el estado en el que se encuentra la casa, ya que si hablamos de una casa antigua, debemos asegurarnos que se encuentre en buenas condiciones como para permitirnos trabajar sobre ella y claro, habitarla.

Si la casa requiere de demasiadas reparaciones debido a su estado, entonces puede ocurrir que el presupuesto para renovarla se termine acercando más al comparado con comprar una casa nueva, y entonces debemos pensar bien qué nos conviene más hacer.

Para esto existen empresas dedicadas a la renovación del hogar que partiendo de nuestros requisitos personales y del estado en el que se encuentra la vivienda, elaboran un presupuesto final para que podamos calcular de antemano si es conveniente o no dicha inversión.

Claro está que al adquirir una casa nueva, todos estos inconvenientes de reformas y demás, no existen, y de esta manera también uno puede dedicarse de una forma más completa a lo que es exclusivamente la decoración y poner toda la energía allí.

La ubicación de la casa es otro factor que será determinante a la hora de tomar la decisión. Este puede ser un punto de inflexión ante la dicotomía que pueda existir entre comprar una casa nueva o reformar una casa antigua desde cero.

Así es que al momento de tomar esta decisión tan importante deberás poner en la balanza todos los aspectos esenciales a tener en cuenta y analizar si la opción de reformar una casa antigua desde cero es para ti.