En contra de todas las tendencias actuales que se encaminan cada vez más hacia el minimalismo, la neutralidad, la sobriedad y diafanidad, el estilo Cluttercore llega para desafiarlo todo y poner su toque de caos entre tanto orden. Veamos de qué se trata esta osada tendencia.  

En realidad, no hablamos precisamente de caos, ya que aunque no lo parezca, esta tendencia sigue cierto orden y coherencia. Más allá de la acumulación de objetos y la sobresaturación visual, el Cluttercore viene a darle ese toque humano o lo que pareciese perfecto e involuto.

El desorden del hogar es parte de nuestras vidas ajetreadas y de la cotidianeidad. A veces las cosas no se encuentran en su lugar. o a veces los objetos acumulan un poco de polvo. El Cluttercore viene a devolver esa humanidad errática a nuestro hogar, pero siempre haciéndolo con estilo, porque no podría ser de otra forma, claro.

Básicamente la esencia del estilo Cluttercore pasa por desplegar todo tu ser en un espacio, y que ese espacio grite ser tú mismo. Empaparlo absolutamente de tu personalidad y que cada rincón, color y objeto te represente, para que claro, te sientas a gusto en él.

Después de todo tu hogar es tu pequeño recinto, tu reino, el lugar donde mandas y eres completamente tú mismo y puedes reflejarlo en tu entorno.

Aunque a simple vista parezca un estilo que tiende a la acumulación, en realidad Cluttercore significa que toda esta acumulación sea realizada a conciencia y que la decoración surja desde el corazón, que realmente eso que te rodea refleje tu ser y te haga sentir bien al estar en tu espacio.

No significa acumular de forma arbitraria y ubicar los objetos aleatoriamente, sino que exista un orden dentro del aparente caos, una razón de ser de cada objeto en el ambiente. Cada cosa tendrá su lugar pensado e incluso los colores y cómo se llevan entre ellos.

De qué va el estilo Cluttercore

Estos objetos que nos rodean, representan, y que hacen de mi hogar un lugar más cálido, pueden ir desde libros a cuadros que inundan una pared. Fotografías, plantas y lámparas. Recuerdos, objetos de decoración, baratijas, revistas.

Incluso no sólo hablamos de adornos y objetos, sino que además hablamos de muebles, alfombras, papel pintado en las paredes, cojines y mantas. Siempre igualmente respetando el espacio de circulación del ambiente. Todo visualmente dice algo en el estilo Cluttercore.

Este estilo termina convirtiendo a la casa en una especie de ‘’museo pequeño’’ muy personal, donde exhibimos toda nuestra colección de objetos guardados a lo largo de los años cual hogar de abuelita, y dejamos que el lugar hable por sí sólo.

¿Alguna vez te imaginaste tener tu propio museo en casa? Pues ahora puedes hacerlo con el estilo Cluttercore.