Elegir la almohada perfecta te permitirá descansar mejor y esto sin duda, ayudará de manera significativa a tu salud. Por lo que es muy importante que al momento de comprar una almohada evites dejarte llevar por el precio de esta y mejor,  te asegures de que esta se adapte a tus necesidades. Recuerda que lo barato sale caro, y descansar bien es indispensable para mantener una buena salud.

Así que si te interesa saber qué necesitas tener en cuenta para conseguir la almohada ideal para ti, echa un vistazo a la lista que aparece a continuación.

Asegúrate de que la almohada sea de buena calidad

En este caso, lo más recomendable es que vayas directamente a revisar el tipo de materiales con los que está fabricada la almohada y si estos cumplen con lo que necesitas. Como se mencionó anteriormente, una almohada de buena calidad es indispensable para tener un buen descanso. Así que ten muy presente este punto antes de hacer tu compra.

Por otro lado, cabe mencionar que entre los mejores materiales para almohadas están: el látex, las cáscaras de espelta o alforfón, la lana, el algodón, el kapok, el plumón, la fibra de poliéster, entre otros. Eso sí, antes de elegir un material u otro prueba la almohada para saber si es lo que estás buscando. 

Para elegir la almohada perfecta necesitas buscar la altura adecuada

Para elegir la almohada con la altura ideal necesitas tener en cuenta tu postura al dormir. Ya que de esta manera podrás dormir mucho más cómodo y evitarás molestias en el cuello o espalda. Por lo general, se recomienda que las personas que suelen dormir boca abajo usen una almohada baja (máximo de 10 cm de alto) o que no usen almohada.

Así mismo, para las personas que suelen dormir boca arriba se recomiendan aquellas almohadas que tengan una altura media (entre 12 y 13 cm). Finalmente, para las personas que suelen dormir de costado se aconseja una almohada alta (15 cm o más) para facilitar la circulación y conseguir que el cuerpo adquiera la posición apropiada.

Echa un vistazo a la firmeza

Recuerda que una buena almohada debe tener la firmeza necesaria para que el cuerpo descanse bien. En este caso, también es importante que tengas en cuenta tu posición al dormir para que hagas una buena elección. Normalmente, la mejor opción para una persona que duerma boca abajo es una almohada blanda y suave, ya que el rostro tiene contacto directo con esta y el hecho de que sea blanda brinda mayor confort.

De igual manera, para una persona que duerma boca arriba se recomienda una almohada de firmeza media, ya que esto permitirá que la espalda quede recta y no se obstruya la circulación. Igualmente, para una persona que duerma de lado se recomienda una almohada de firmeza alta para que la espada  y cuello puedan adquirir una buena postura.