El aire que se respire en nuestro hogar es importante, porque el hogar es nuestro lugar de relajación, nuestra burbuja donde buscamos desconectarnos del resto del mundo y tener un poco de tranquilidad. Si quieres lograr tu rincón de paz, entonces los colores sobrios serán la clave.

La vida moderna presenta miles de ventajas y avances, pero también trae aparejadas sus consecuencias en la salud humana, principalmente, en la salud mental. Por eso son tan comunes hoy en día patologías como el estrés o la ansiedad.

Los colores sobrios afectan en la psiquis, transmitiendo paz

El entorno que te rodee es clave en tu estado emocional. Nos referimos tanto al entorno tanto afectivo y social, como también al entorno físico. El desorden y el caos pueden afectar en tu psiquis, así como la pulcritud y los colores sobrios pueden influenciar de manera positiva en tu estado de ánimo.

Hay quienes prefieren ambientes más sobrecargados o estridentes, esto claro que también es válido en decoración, y se pueden lograr resultados estupendos, pero si lo que estás necesitando en este momento de tu vida es paz y tranquilidad, los colores sobrios te ayudarán a lograrlo.

Si la escala cromática que percibe nuestro ojo a nuestro alrededor resulta armónica y agradable, entonces esto producirá sensación de bienestar en nuestro estado.

Tonos oscuros para lograr un ambiente tranquilo

Se destacan los azules, como el azul marino, y también los verdes, como el verde musgo. Los colores oscuros además de lograr un ambiente sereno, transmiten seriedad, sofisticación y elegancia.

Tonos cálidos para combatir el estrés

La familia de los tonos cálidos también se destaca en sus funciones relajantes. Estamos hablando tanto de los tonos beige, y los colores tierra.

Algunos colores pasteles como el amarillo o el rosa pastel, también resultan sumamente apacibles, sobre todo cuando reciben luz natural, se realzan y ofrecen una bella luminosidad. Son ideales para combinar con madera y plantas.

Blanco como sinónimo de calma y paz

Sabemos que dentro de los colores sobrios, el blanco amplia los espacios, realza la luminosidad, y también transmite pulcritud y tranquilidad. Ayuda a combatir el estrés por la sensación de limpieza y aseo que otorga, y que lo convierte en un color refinado y elegante.

Hablamos del banco en sus distintas variedades, también son válidos el blanco sucio o el blanco roto, y los tonos crudos. Lo cierto es que influencia positivamente en nuestra salud, por estar asociado a la pureza y a la calma.

Grises para el relax

Todos los colores neutros son buenos para el relax dentro del hogar, y aquí hablamos tanto de los grises oscuros, como de sus tonos más claros, como el gris perla. Sea cual sea el tono de esta lista que elijas, lo cierto es que los colores sobrios ayudarán a lograr un ambiente tranquilo en tu hogar.