Para quienes amamos la naturaleza, crear cuadros hechos con plantas puede ser una forma de estar en contacto con ella desde nuestro hogar mismo. Responde a una forma original de decorar el hogar con plantas, descubre cómo hacerlos.

Muchas veces el estilo de vida contemporáneo nos aleja de esos momentos preciados de conexión con la naturaleza. Más aún si habitamos grandes urbes urbanas y vivimos en un piso donde no contamos con un patio en donde poder plantar.

Es en donde encaja a la perfección la idea original de los cuadros hechos con plantas. Estos cuadros por lo general son hechos con plantas del tipo suculentas, o también llamadas crasas. Esta elección de plantas es justamente por la resistencia que tiene esta especie, lo que las hace capaces de poder sobrevivir sin muchos recursos.

No necesitan demasiada luz solar, tampoco demasiada agua, con una buena tierra para plantar podrás construirles un hogar perfecto a estas plantas que serán la novedad de tu hogar.

Estos cuadros se caracterizan por ser una invención muy artística, no sólo hablamos de jardinería sino de arte puro. Con pocos materiales puedes dar vida a tu hogar decorándolo con cuadros hechos con plantas.

Cómo armar cuadros hechos con plantas

En primer lugar, lo que necesitas es la caja de madera en donde irá la tierra para plantar las cresas. Puede ser del tamaño que desees. A esta caja irá adherido el marco que será lo que se luzca en el exterior.

Por esto mismo es importante que el tamaño de la caja y el cuadro coincidan. Para mayor seguridad, puedes armar la caja tú mismo. Si quieres puedes pintar y barnizar la caja para darle un aspecto más acabado y que se luzca con el color que desees.

En la base de la caja, debes colocar un plástico para proteger la madera de la tierra y la humedad. Asegúrate de adherir el plástico a la caja con pegamento o con engrampadora. Luego coloca la tierra en el interior de la caja.

La fibra de coco es un elemento opcional, si te gusta su aspecto en el acabado final del cuadro, puedes colocarla por encima de la tierra. Luego para evitar que tanto la tierra como la fibra se caigan, ya que recuerda que tus cuadros estarán colgados en posición vertical, debes abrochar por encima una red o una malla. Asegúrate de clavarla bien para que no se salga.

Por encima de todo se coloca el marco, por lo general los marcos antiguos van a la perfección con el estilo de estos cuadros. Puedes adherirlo con cola vinílica.

El paso final es el de agregar nuestras plantas. Para esto ayúdate con una pinza y crea pequeños agujeros en la malla de plástico, que es donde plantaremos nuestras crasas. Del tamaño de la planta dependerá el tamaño del agujero.

Planta haciendo pequeños hoyos en la tierra. La idea es que juegues con distintos tipos de tamaños, formas y colores de tus plantas, para ir creando un cuadro hermoso y original. ¡Listo! Ya puedes colgar tus cuadros hechos con plantas a la pared o si prefieres, dejarlos sobre un mueble.