El estilo glam marca tendencia en el 2020. Lo cierto es, que como todo estilo, podemos aplicar la fórmula precisa para conseguirlo, pero si lo que quieres es que se destaque por su originalidad, y evitar caer en repeticiones, entonces siempre puedes aprovechar la mezcla de estilos que requiere el estilo glam.

Una mixtura entre lo industrial, lo moderno y lo clásico, dan como resultado este estilo tan particular. El sentido estético es lo fundamental dentro del estilo glam. Si lo debemos definir en pocas palabras, serían lujoso y sofisticado.

El estilo glam no tiene que ver únicamente con una estética, sino además con un estilo de vida en su conjunto. Si te apasiona este estilo tanto en tu vestimenta, costumbres y en los objetos que te rodean, entonces bien puedes aplicarlo a la decoración de tu hogar.

Todo en orden

La amplitud del espacio suele ser una característica de los hogares que encarnan este estilo. Ambientes espaciosos en donde reina el orden, son claves para representar el estilo glam. La organización de los objetos, la ubicación de los muebles, todo conlleva una planificación meditada.

La luminosidad y pulcritud son otras de las cualidades que van de la mano con el estilo glam y con el orden propio que lo caracteriza.

Suave como el terciopelo

Si hablamos de texturas, los textiles como el terciopelo y la felpa son fundamentales, tanto en alfombras, como cortinas. Un sofá amplio y aterciopelado en el medio del salón sin dudas habla de un hogar con estilo glam.

Objetos que despliegan glamour

Puedes complementar tu decoración glam con objetos lujosos y de superficies pulidas como jarrones, espejos, lámparas, e incluso una escultura que le otorgue el toque glam final a todo el ambiente. Las lámparas colgantes tipo araña son otro gran recurso glamoroso que no puede faltar.

Los colores del estilo glam

En cuanto a los colores, podríamos resumir que los infaltables son el blanco, dorado, plateado y tonos neutros. En este caso de lo que hablamos es que las superficies más amplias las ocupen los blancos o los tonos neutros, o incluso el azul, y que se combinen con sutileza con los dorados y plateados, reservando estos para los objetos y detalles.

De esta manera los tonos neutrales otorgan luminosidad y pasan más desapercibidos para no sobrecargar el ambiente, dado que los objetos que hacen al estilo glam son, de por sí, pomposos y llamativos.

La característica principal del estilo glam es su hibridaje, conviven lo rustico y lo moderno, y otros tantos estilos, pero siempre de manera coherente y con la elegancia como estandarte. Cuidando la coexistencia entre los colores, los muebles, las texturas y los detalles, que harán que el estilo glam de tu hogar sea el mejor.