Decoración escandinava, o nórdica: muchos no la reconocen por el nombre, pero lo más seguro es que lo hayan visto en más de una ocasión y que, incluso, cuenten con ella en sus propias viviendas.

Decoración escandinava, diseño nórdico… estos términos están de moda. Se trata de un estilo de decoración que es originario del Norte de Europa, los países escandinavos como son Suecia, su vecina Dinamarca y Noruega. Su característica principal es que este tipo de decoración tiene por objetivo poder contar con estancias en las que primen lo funcional, lo sencillo y, por supuesto, lo que resulte más cómodo para cada persona que se encuentre en dicho hábitat.

En el estilo de la decoración escandinava, o nórdica, no hay cabida para las piezas a las que no se les va a dar algún uso, salvo algunas excepciones muy contadas, que suelen cumplir con alguna otra función más allá de la meramente decorativa.

Decoración escandinava: elementos principales

A continuación, vamos a detallar algunos elementos principales que no pueden faltar en estos elementos decorativos de origen nórdico, si es que se quiere tener de verdad este auténtico estilo decorativo que está tan de moda en viviendas y otras estancias modernas.

Uno de dichos elementos fundamentales, que sirve como complemento perfecto de decoración, son los estores enrollables tejido screen, que se pueden encontrar en las tiendas especializadas, tales como Los Estores. Pero si quieres saber más de ellos, te recomendamos que sigas leyendo:

  1. La luz es fundamental. Hablamos de la luz natural y de la artificial. Por supuesto, aprovechar la primera puede resultar muy acogedor, pero en los días más intensos del verano también puede hacerse insoportable. Es aquí donde los estores enrollables de tejido screen juegan un papel fundamental. Gracias a la microporosidad de estos estores se consigue proteger del sol, pero también del calor, a la estancia, evitando así el conocido como ‘efecto estufa’. Y, todo ello sin dejar de disfrutar de tener vistas del exterior. Las otras ventajas de este tipo de estores pasan porque se limpian fácilmente, hay múltiples colores donde elegir y, cualquiera que quiera cambiar sus viejos estores por éstos lo tiene muy fácil, porque los mecanismos que se requieren son los mismos. En el estilo nórdico, las cortinas, sobre todo las de colores fuertes, no tienen lugar, por eso los estores son una gran alternativa. Para la noche lo mejor es contar con varios puntos de luz y velas.
  2. Decoración sencilla. Los muebles han de ser ligeros y contar con líneas rectas, pero hay que ir más allá de eso. Si son muebles y están ahí cumplen con un propósito y tiene que resultar cómodo el poder usarlos.
  3. El color aliado es el blanco. Pega con todo y los años no pasan por él. Además, da sensación de amplitud y de limpieza. Encaja a la perfección con el estilo nórdico y su impacto visual es notable. Junto con él está su opuesto, el negro. Jugar con ambos y lograr armonía es fundamental. Si se desea, se puede aportar un pequeño toque de color (bien en una pared o bien en elementos menores, como pueden ser los cojines del sofá)
  4. La madera. Junto con los puntos anteriores cierra los elementos considerados como fundamentales en el estilo nórdico. Lo que más predominan son los tonos claros y la idea, claramente, es evocar a esos enormes bosques que se pueden encontrar en esos países del norte de Europa. Para crear cierta continuidad lo ideal es que los complementos del resto de la estancia también sean naturales y se apuesta, por ejemplo, por tejidos como el algodón o el lino.
Decoración escandinava y estores enrollables curiosidades-decoracion, complementos-decoracion-2, casas Blog Decoracion
Salón escandinavo

Decoración escandinava: los orígenes

La decoración escandinava tiene sus orígenes a comienzos del pasado siglo XX en los países nórdicos, o sea, en Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca, principalmente.

En estos países, la luz natural del día es un “bien escaso”, ya que la oscuridad del anochecer y de la noche cerrada ocupan la mayor parte de las veinticuatro horas del día. Éste es uno de los motivos por los que las características más esenciales de la decoración nórdica, o el estilo escandinavo de decoración, tiene como primer objetivo contrarrestar la falta de luz y dar la mayor luminosidad a las estancias.

Pero la falta de luz no es único factor que ha influido en este estilo decorativo. En los países donde nació la decoración escandinava, o nórdica, otro factor es el frío, ya que la estación invernal es extremadamente dura y, sobre todo, muy prolongada.

La búsqueda de la luz y la confortabilidad frente al frío extremo son las dos principales causas de que la decoración escandinava tenga la orientación funcional que la caracteriza.

La tercera característica principal de la decoración escandinava es el aprovechamiento y la presencia de la Naturaleza como recurso decorativo. Así, muchos de los materiales y las texturas son la madera (al que algunos califican como “elemento estrella” para la fabricación de muebles de estilo escandinavo) y los colores claros y naturales.

En el uso textil, prevalecen los tejidos naturales tales como el lino, el algodón o la lana. Estos tejidos no tienen por qué ser lisos. También están presentes rayas, cuadros, flores, hojas… casi siempre con un fondo claro.

La decoración escandinava ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Algunas de sus principales características, por las que ha tenido tanto éxito en los países de fuera de la Región Escandinava Europea, las impulsó el famoso diseñador sueco Carlo Larsson.