Esta nueva tendencia está acaparando la visual de más de un salón. Un sofá rosa expresa variedad de estilos y personalidades, van bien con hogares vintage, nórdicos, modernos o eclécticos. Sea cuál sea tu estilo, lo cierto es que un sofá rosa es sinónimo de glamour. Anímate y descubre cómo decorar con uno.

Es verdad que durante mucho tiempo se los ha desprestigiado de forma injusta. Sin embargo los sofás rosas se han hecho un lugar en el mundo de la decoración para volverse tendencia. Los vemos en todas las tonalidades de rosa, y generalmente sobre terciopelo, lo que los vuelve un elemento muy chic en tu salón.

Generalmente cuando hablamos del rosa en decoración, las tonalidades soft son más usadas que los tonos intensos o chillones, por transmitir una sensación de mayor delicadeza. Pero de todas maneras encontramos variedad en sus tonos que van desde el palo o el rosa bebé, hasta el rosa chicle.

¿Cómo combinar un sofá rosa?

Otra cave será de qué manera combinas tu sofá rosa con el contexto. Un buen ejemplo puede ser colocar un sofá rosa claro en un salón de paredes y suelo blancos. Con unos toques de madera en el ambiente, obtendrás como resultado un sofá rosa a tono con un salón estilo nórdico. ¡Perfecto!

Ahora bien, si te gusta más bien el estilo clásico, entonces un sofá rosa va a la perfección. Combinado muebles antiguos con otros más modernos, y optando por un sofá rosa de líneas curvas y suaves, y cojines de otros colores como azules y grises, el romanticismo que inspirará tu salón será bellísimo.

En el caso de que seas una persona con un estilo más  bien moderno, las posibilidades aumentan. Puedes jugar con la forma del sofá, desde líneas rectas que son un clásico que nunca falla, a formas más extravagantes, como curvas glamorosas, o sofás esquineros con chaises para ganarse toda la atención.

La clave siempre está en combinar con el entorno, jugar con los colores de los cojines, sumar con plantas, acompañar con sofás de otros materiales, detalles en dorado, un gran cuadro de fondo detrás de nuestro sofá, una mesa de centro excéntrica, o hasta un empapelado en la pared.

¿Y qué hay del fucsia?

No es que este color esté prohibido, al contrario, van a la perfección con salones estilo pop art o vintage. Si eres una persona audaz y optas más bien por un tono de rosa fucsia, entonces cuida que el resto del ambiente no esté sobrecargado, lo ideal es combinar sobre un fondo blanco o con tonos neutros.

Si lo que quieres es un sofá rosa, existen muchas variedades de materiales, tonos, precios y formas. Solamente debes encontrar el que mejor va contigo, ¡y a lucirlo!