La higiene es una de las claves de la comodidad de la vida diaria en el hogar. Mantener cualquier superficie limpia nos aportará confort en nuestra rutina, por lo que es importante prestar atención a este aspecto en cualquier estancia de una casa. Las mesas, la encimera de la cocina, los muebles del salón, los baños… y por supuesto, los colchones. Gozar de un sueño profundo y reparador no es solo consecuencia de la comodidad del colchón, sino también de su higiene.

¿Por qué decimos esto? Porque en ocasiones priorizamos el confort que puede proporcionarnos un colchón por encima de otros detalles como la limpieza y cómo llevarla a cabo. Por ello, en el presente artículo vamos a detallar cómo mantener limpio un colchón viscoelástico frente a posibles causas de suciedad y manchas que puedan comprometer su buen estado.

No se trata de obsesionarse con mantenerlo limpio, sino de tener en cuenta ciertos aspectos y trucos para preservar su higiene y reaccionar a tiempo frente a posibles amenazas. Cuando más cuidemos la limpieza del colchón, mejor dormiremos sobre él cada noche, disfrutando de la comodidad que nos aporta durante las horas de descanso.

¿Qué es un colchón viscoelástico?

Antes de profundizar sobre cómo mantener limpio un colchón viscoelástico, es importante tener en cuenta en qué consiste en realidad este tipo de colchón. Se trata, básicamente, de un colchón que se compone de espuma y viscoelástica, un acolchamiento que protege a quien se acuesta sobre la superficie de presiones que puedan producir a posteriori molestias o dolores musculares por una mala postura.

Dicho de otro modo, un colchón viscoelástico es un paso firme hacia la comodidad, hacia la protección de nuestra salud para gozar de un sueño profundo y reparador. Mientras dormimos, centramos el foco en el descanso, eliminando el riesgo de despertarnos con cualquier tipo de molestia por una postura dañina. Por tanto, ¿cómo podemos mantener limpio este importante elemento?

Quita el polvo con la aspiradora

Para empezar, la principal amenaza de suciedad en una casa es el polvo. Ningún hogar se libra de este conocido enemigo y cuyo método de limpieza, dependiendo de la superficie, puede variar. Si hablamos de colchones viscoelásticos, la mejor opción es utilizar una aspiradora. De hecho, existen modelos diseñados especialmente para aspirar el polvo de colchones, sillones o sofás, por lo que es posible eliminar el polvo de forma efectiva de nuestro colchón en poco tiempo para evitar su acumulación.

Elimina manchas con agua y jabón natural

¿Qué hacer si el colchón se ha manchado? En alguna ocasión es posible que desayunemos sobre la cama, provocando así el típico goteo de café o zumo que amenace con provocar una mancha en la superficie del colchón. Ante ello, conviene reaccionar rápido para limpiar la zona con agua y jabón natural y dejar secar. No es necesario utilizar productos especiales para este cometido, por lo que no debe cundir el pánico.

Contra la orina, limpieza y ventilación

Si hablamos de bebés o niños pequeños, puede ocurrir que en una mala noche estos se orinen en la cama. Si contamos con un colchón viscoelástico, utilizaremos un trapo absorbente para tratar de retirar la orina del colchón y lo colocaremos posteriormente en un lugar ventilado. Este último detalle será vital para eliminar cualquier amenaza de mal olor. En este sentido, también es posible utilizar una máquina de agua a vapor, siempre y cuando después apostemos por la ventilación.

Velocidad ante manchas de sangre

¿Qué ocurre cuando sufrimos alguna herida que no advertimos y manchamos sin darnos cuenta el colchón de sangre? Ante esta situación, la rapidez es el elemento fundamental. En cuanto detectemos la mancha, debemos humedecer un paño para eliminar la sangre de la superficie del colchón. Eso sí, habrá que hacerlo con sumo cuidado para evitar que se expanda y se convierta en un problema mayor.

Si nos hemos dado cuenta tarde y la mancha se ha secado, la opción adecuada será comprar un producto quitamanchas, o aplicar una mezcla de vinagre, agua y bicarbonato. Elijas el método que elijas, ten siempre presente que no se debe echar agua directamente al colchón, ya que la superficie la absorberá y será una amenaza para su correcto estado.

El sol y el calor, aliados contra la humedad

¿Vives en zonas de temperatura cálida donde la humedad es la nota dominante del día a día? Entonces debes prestar atención a este consejo, porque la humedad es una clara enemiga de nuestro colchón viscoelástico si no tomamos las precauciones necesarias. ¿Por qué? Porque la humedad puede generar moho en el colchón, algo que debemos evitar a toda costa para alargar su vida útil y su comodidad y, sobre todo, proteger nuestra salud.

Si detectamos que el colchón está siendo víctima de la humedad, tenemos la solución a nuestro alcance: el sol. Rápidamente, deberemos colocar el colchón en una zona donde pueda recibir la luz y el calor del sol durante varias horas. Gracias a la temperatura y a la ventilación, la humedad desaparecerá, llevándose con ella la amenaza del moho.

En definitiva, tener un colchón viscoelástico en casa representa una gran ventaja para nuestra comodidad y para nuestro descanso, pero también es conveniente ser responsable con su cuidado. La higiene debe ser una de nuestras prioridades para maximizar el confort del colchón, proteger nuestra salud y disfrutar cada noche de un sueño reparador.

 

Adrian Egea Sempere