Restaurar tu viejo armario de madera es más fácil de lo que crees, sólo necesitas las herramientas adecuadas para hacer un buen trabajo. Por lo general, necesitarás una botella de disolvente, varias lijas, jabón neutro, impermeabilizante, brocha, masilla, una espátula y pintura. Sin contar, que estos son productos que puedes encontrar fácilmente en cualquier ferretería.

Empieza limpiando tu armario y quitando la pintura

Para limpiar la madera utiliza una buena esponja, un poco de agua y jabón neutro. De este modo, podrás retirar todo tipo de suciedad para proceder a quitar la pintura. Una vez termines, toma un paño y humedécelo con disolvente para empezar a despintar la madera y dejarla lista para continuar con el proceso de restauración. Igualmente, puede utilizar una espátula o una lija en caso de que la capa de pintura sea muy gruesa para que no tardes mucho tiempo en esta tarea.

Impermeabiliza la madera

En el mercado, puedes encontrar impermeabilizantes muy buenos que te ayudarán a conservar tu armario por mucho más tiempo. Así que asegúrate de adquirir una buena marca de este producto. Es importante que apliques este producto sobre toda la madera, incluso en los agujeros que esta tenga. Una vez hayas terminado, deja que la madera se seque completamente. Este secado puede tardar hasta cuatro días,  pero es lo más recomendable si quieres que la madera quede completamente inmunizada.

Para restaurar de manera adecuada tu viejo armario de madera cubre los agujeros y fisuras

Para este proceso puedes utilizar un poco de masilla. Asegúrate de cubrir por completo cada agujero y fisura para que la madera luzca mucho más presentable y sobre todo, para que evites que esta se siga dañando. Apenas termines con esta tarea, deja secar muy bien, y luego procede a lijar todo el armario para que la madera quede uniforme y lista para ser pintada.

Aplica pintura o barniz

Es importante que al aplicar la primera capa de pintura o barniz dejes secar la madera completamente para continuar con la segunda capa. De lo contrario, corres el riesgo de que la pintura no luzca uniforme y que tu armario no adquiera la apariencia que esperas. Eso sí, asegúrate de que la pintura o barniz que consigas sea especial para madera, esto te ayudará a conseguir mejores resultados. 

Por otro lado, decide si quieres utilizar una brocha para pintar la madera o si prefieres usar un aerosol. En cualquiera de los dos casos, necesitas ser muy cuidadoso para evitar que la pintura se corra o se estropee. 

Como puedes ver, este es un proceso sencillo y los materiales que necesitas son bastante accesibles. Así que no lo pienses más y empieza a restaurar tu viejo armario de madera lo antes posible.