organizar tu armario

Organizar tu armario no tiene porqué ser un dolor de cabeza, y tampoco tiene que tomarte mucho tiempo. Lo más importante es que tengas una idea clara de cómo lo quieres organizar y que esta sea viable. Así todo va a fluir de manera adecuada y tu armario quedará perfectamente ordenado.

En este sentido, a continuación encontrarás el paso a paso para organizar de manera adecuada tu armario.

Saca todo lo que tienes en el armario y limpia

Antes de empezar a organizar tu ropa, asegúrate de que tu armario esté completamente limpio. Si quieres pasa una esponja con un poco de jabón para limpiar en caso de que se haya acumulado mucha suciedad y luego con paño húmedo, retira el exceso de jabón. Apenas termines, puedes tomar un paño seco y así, dejar tu armario listo para almacenar tu ropa.

Deja aparte la ropa que ya no usas

Lo más probables es que cuando saques la ropa de tu armario notes que hay mucha ropa que ya no te queda bien o que ya hace mucho tiempo no usas. En este caso, necesitas guardar esta ropa aparte, ya sea en cajas o en ropa para regarla o si está muy vieja tirarla a la basura. Esto sin duda, va a facilitar muchísimo la organización de tu ropa y te tomará menos tiempo.

Separa la ropa según el tipo de prenda

Para este punto, puedes hacer varios grupos como: ropa interior, blusas, pantalones, abrigos o chaquetas, vestidos, bufandas, gorros, zapatos, etc. De esta manera, sabrás el lugar exacto de cada prenda y no tendrás que desordenar todo para encontrar lo que necesites.

Elige bien el cajón para cada prenda

Por ejemplo, si tienes más pantalones que blusas, deja el cajón más grande para pantalones. Así te aseguras de que todo quepa perfectamente en el lugar seleccionado y que no debas desacomodar todo para hacer una mejor distribución. Ahora, si tu armario tiene pocas divisiones y prácticamente debes poner todo en un solo sitio, puedes optar por colocar barras para colgar las prendas más grandes y dejar los espacios más pequeños para el resto de prendas.

Acomoda la ropa según la frecuencia con que la uses

Apenas  hayas separado por grupos tu ropa, es momento de que organices cada cajón teniendo en cuenta la frecuencia con que usas cada prenda. Por ejemplo, si tienes blusas muy elegantes que solo usas en ocasiones especiales, puedes tomar una caja para dejarlas en la parte de arriba de tu armario y las que más usas dejarlas a la mano. Igualmente, si ahora estás en temporada de verano, deja aparte toda la ropa de invierno. Esto lo puedes hacer con cada prenda o accesorio.