El dormitorio de una persona es parte vital de su día a día, su santuario. Es aquí donde la persona busca refugio, donde se desahoga y es finalmente libre del estrés del exterior, o al menos así es como debería de ser. De la misma manera en que puede resultar un lugar reconfortante, dicha habitación puede convertirse en el pilar de las pesadillas de cualquier humano, todo esto gracias a la decoración.

La correcta decoración de dormitorios es fundamental para mantener el estrés, la ansiedad y la depresión lejos de su vida, y atraer a su vez energías positivas en las que el confort y la paz son clave. Subestimar el poder del orden y el decorado puede terminar en un grave error a largo plazo, ¿pero a qué se debe esto?

La decoración de dormitorios y su papel determinante en el estado de ánimo

Los colores, la ubicación de ciertos objetos, la iluminación y los olores que se llegan a percibir tienen la capacidad de modificar de forma negativa o positiva en el estado de ánimo de una persona. Una habitación saturada, o por el contrario vacía, con accesorios descuidados y una escasa iluminación, son factores notorios en el decaimiento del ánimo de cualquier persona, y lo son aún más cuando se unen todos estos factores negativos.

Esto sumado a una decoración que no sea compatible con la personalidad de la persona, crea una fórmula segura para ahuyentar cualquier alivio que pudiera recibir al ingresar a su dormitorio. Los humanos son sensibles a su entorno y a todos los elementos que lo conforman, siendo estos los que moldean ciertos estados de ánimo y comportamiento.

Es por este motivo que la decoración de dormitorios es tan importante, en especial para aquellas personas que deben pasar largos períodos de tiempo en su habitación. Si los detalles no se cuidan, la persona podría ir lentamente tejiendo una telaraña de estrés, ansiedad, decaimiento y depresión.

¿Cómo se puede conseguir una influencia positiva en el dormitorio?

Para influir positivamente en el estado de ánimo a través de la decoración de dormitorios, es necesario que la persona sepa identificar que le gusta y la hace sentir cómoda, así como qué estilos de decoración son más compatibles con su personalidad. Esto claro sin dejar de lado elementos como el orden, la correcta elección de colores, la iluminación y un toque de naturaleza para asegurar la armonía en el dormitorio.

El feng shui puede convertirse en un aliado determinante para este objetivo, siempre manteniendo como prioridad aquello que hace feliz a la persona. Si una habitación con un gran número de accesorios no le hace sentir cómodo, hay que buscar una solución; si la escasez de color es el problema, unas cuantas pinceladas brindarán la energía y bienestar que tanto necesita.

Imagen cortesía de decoratrix.com, todos los derechos reservados.