El pasillo no es sólo un atajo


Los pasillos, dentro de cualquier vivienda, son siempre una zona de paso. Cierto. Sin embargo, también es cierto que puede ser una simple zona de paso fría y sin personalidad o convertirse, por el contrario, en una zona agradable, acogedora y funcional.
Son muchos los tipos de pasillos: amplios, altos, de techo bajo, estrechos, con ventanas o sin ellas, etc. No importa cómo es el tuyo, todos los pasillos tienen su propio encanto, sólo es cuestión de sacarles el máximo partido a la hora de decorarlos.
Si se trata de un pasillo amplio, es posible convertirlo en algo más que un simple pasillo; una pequeña sala de estar o un pequeño rincón de lectura y relax, por ejemplo. Y en el caso de los pasillos estrechos convertirlo en una particular galería de arte, por ejemplo.
Lo ideal es estudiar muy bien el espacio disponible y la características del propio pasillo para aprovechar al máximo el espacio: colocar armarios y convertirlo en una amplia zona de almacenaje es una muy buena opción si se trata de un amplio pasillo, integrar una pequeña salita también puede ser una opción acogedora y práctica o, si se precisa, integrar una pequeña mesa y convertir el pasillo es una zona de estudio o trabajo en casa.
Las posibilidades son infinitas y la más adecuada depende de las características del pasillo y de tus propias necesidades. Lo importante es tener siempre en cuenta que el pasillo no es sólo un atajo, debe ser también una espacio agradable, acogedor y con encanto. Así, la estancia se hace más agradable. 

www.look4deco.com

Salir de la versión móvil