Si estás aburrido de los mismos colores de siempre en tus paredes y quieres renovar el ambiente, pero no quieres pasar por todo el trabajo y la inversión que requieren pintar la casa, el empapelado de las paredes puede ser la solución perfecta para ti.

Cada vez esta tendencia se impone con mayor fuerza por su practicidad. En cuestión de poco tiempo y de una forma económica puedes darle un aspecto totalmente nuevo a tu hogar. Te contaremos aquí sobre los distintos diseños que estarán haciendo furor para que te animes a experimentar con ellos.

Empapelado con diseños florales

Son un clásico pero además, los hay de un montón de formas y colores. Las flores le otorgan un estilo suave y elegante a la habitación por sus líneas y su delicadeza. Igualmente las hay en tonos pasteles y del tipo naturaleza muerta, como así también en colores más vibrantes y en combinación con paisajes naturales.

También vienen en tonos monocromáticos y en colores neutros. Cualquiera de ellas refrescará la casa y le dará un toque natural y clásico muy hermoso.

Paisajes naturales

Siguiendo en la línea del empapelado floral, el auge en decoración nos lleva cada vez más a unir el afuera y el adentro trayendo el exterior hacia el interior, disolviendo la división que separa a ambos. El motivo en tiempos de estrés y de vidas aceleradas, es la relajación que producen estos paisajes al llegar a nuestro hogar.

El dormitorio es la habitación ideal para colocarlos por ser el lugar de descanso y de desconexión de la mente de nuestras responsabilidades cotidianas.

Formas geométricas en nuestras paredes

Las líneas más bien geométricas y rígidas al contrario de los motivos florales, le dan mucha más energía a nuestra casa y además una mayor sensación de orden. Son ideales para colocarse en la habitación pero solamente en algún sector como un rincón, también en los pasillos del hogar, o una idea más osada es la de colocarlos en los techos y así el dinamismo de tu casa será imparable además de atractivo.

Otras funciones que permite el empapelado de las paredes

Además de una función decorativa y de renovación, el empapelado de las paredes permite dividir los espacios. Si tienes un hogar pequeño esta técnica es ideal para delimitar los espacios, por ejemplo del comedor y el living, o el área de lectura y descanso con el área de la oficina y el trabajo.

Puedes separar y organizar con dos o más tipos de empapelados, o simplemente empapelando un sector y el otro dejándolo con la pintura original de las paredes.

Recuerda antes de colocarlo de limpiar bien las paredes, y al ir pegándolo puedes ir con un cepillo o espátula quitando cualquier globo de aire que se pueda producir, de esta manera el empapelado de las paredes te quedará perfecto.